c/ Hospital de Mujeres, 26 dpdo. 11001-Cádiz
+(34) 956.223.327
misiones@obispadocadizyceuta.es

La guinda a un curso rico en la misión «ad gentes»

Espacio misionero diocesano de la Iglesia católica de Cádiz y Ceuta

La guinda a un curso rico en la misión «ad gentes»


Ayer, jueves, 10 de junio, en la presencia de los voluntarios de misiones en la capilla de Ntra. Sra. del Carmen en el obispado, dio comienzo el fin de curso del Secretariado diocesano de Misiones y Dirección diocesana de OMP de Cádiz y Ceuta.
Comenzó a las 17,35h. con la celebración de Vísperas en la mencionada Capilla. Dirigiendo la oración P. Aquiles.
A las 18,10h. se concluyó la oración con dedicación muy sentida a los misioneros repartidos por el campo de trabajo de Dios.
Cambiamos de escenario y tuvimos la gran suerte de escuchar parte de las peripecias en África de Hna. Isabel (Esclava del Sagrado Corazón). Compartió con nosotros, preciosas partes de su vida misionera. Nos trasladó a sus vivencias. Sentimos a los congoleños, camerunenses y mozambiqueños como hermanos cercanos con los que tenemos mucho en común y celebrar.
Terminamos tomando un ligero ágape, compartiendo risas y proyectos de cara al nuevo curso. Durante el mismo se le entregó un presente, con motivo africano, a Sor Carmen Sibón (Hija de la Caridad), por todos los años de entrega y colaboración en el Secretariado de Misiones. También a Hna. Isabel se le hizo entrega del libro «La iglesia misionera -Textos del Magisterio Ponfificio.» En presencia de los tres últimos Directores diocesanos: P. José Luis Sibón Galindo, María Teresa Rosety Fernández de Castro y P. Aquiles López Muñoz, actual Director.
Nos llenamos con la dicha y gozo de tener los corazones cargados de Dios, con la oración y la experiencia de vida compartida.
Nota: Desde OMP, D. Anastasio, nos hizo llegar unas letras ricas y sentidas en las que además de agradecer a todos la colaboración con el Secretariado nos pedía el favor «no es el momento de mirar a otra parte o de pensar que lo hacen otros, sino de seguir arrimando el hombro para que el rostro amable de Dios sea conocido y amado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.