c/ Hospital de Mujeres, 26 dpdo. 11001-Cádiz
+(34) 956.223.327
misiones@obispadocadizyceuta.es

Misión en Europa: Ana Belén en Luxemburgo.

Espacio misionero diocesano de la Iglesia católica de Cádiz y Ceuta

Misión en Europa: Ana Belén en Luxemburgo.

Me llamo Ana Belén, tengo 31 años y soy natural de Algeciras.

Actualmente me encuentro en misión desde hace 4 años en Luxemburgo. Formo parte de una “misio ad gentes” en Esch que es la segunda ciudad más grande de Luxemburgo. La mayoría de personas que aquí viven son de origen extranjero, que vienen para trabajar y tener una vida mejor. Es un país en el que hay mucho dinero. La gente vive para trabajar y tener de todo lo posible. Hay muchas familias desestructuradas. El índice de suicidios es muy alto en jóvenes a partir de 18 años. Ellos tienen de todo pero no son felices.

En eso consiste nuestra misión. En vivir de una forma diferente. Familias de todas partes, de diferentes países pero que tienen en común el haber experimentado el amor de Dios.

En casa de una familia de la misión, nos reunimos una vez a la semana para la celebración de la Palabra y para la eucaristía dominical, así un domingo al mes celebramos convivencia.

Los vecinos empiezan a preguntarse qué hacemos, por qué cantamos, por qué siempre contentos y por qué siempre somos los mismos.

Nosotros no hacemos más que vivir con las costumbres del país. Con los mismos horarios, la misma comida y sobre todo el mismo idioma. Para que el resto del mundo pueda ver en nosotros a Jesucristo resucitado porque mientras nosotros morimos el mundo recibe la vida.

Yo llegué a esta misión por un período de tres meses. En ese tiempo me sentía llena de alegría. Sentía que, dando mi vida por los demás yo me encontraba feliz. Algo se estaba moviendo dentro de mí. Como vi que mi vida estaba cambiando decidí quedarme más tiempo, y aún sigo aquí.

Cada día experimento el amor de Dios. Y no solo en cosas materiales si no sobre todo en las espirituales. He visto la infinita misericordia de Dios, todo lo que a mí me ha dado. Así que, todo lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.

Hay tiempos de dificultad pero también experimento que la oración, rezar cada mañana, me sostiene cada día.

También veo la importancia de mi comunidad de origen en Algeciras porque ellos también me sostienen y no solo en lo económico sino también en la oración. Siempre rezamos unos por otros, eso también nos mantiene unidos.

Por eso, doy gracias al Señor por todos estos bienes que me concede. Por el amor tan gratuito que me concede solo puedo decir que, aquí seguiré haciendo su voluntad.

Un abrazo, la paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.