c/ Hospital de Mujeres, 26 dpdo. 11001-Cádiz
+(34) 956.223.327
misiones@obispadocadizyceuta.es

LA GENEROSIDAD MISIONERA DE UNOS REYES MAGOS GADITANOS

Espacio misionero diocesano de la Iglesia católica de Cádiz y Ceuta

LA GENEROSIDAD MISIONERA DE UNOS REYES MAGOS GADITANOS

En 1996, con el arte que brota de las calles gaditanas y la rima sencilla y humana  que  dibujan  las  letras  del  Carnaval,  la  chirigota  del  Love  describió,  con  la  belleza  infantil  propia de unos niños de colegio, la ilusión y la ternura que se dan la mano en la noche en la  que llegan a casa los tres Reyes Magos. En estos días en el que el «templo de los ladrillos  coloraos»  pone  compás  y  poesía  al  pueblo  gaditano,  qué  mejor  manera  de  trasportarse  hasta esa mágica noche que de la mano de una chirigota con clase:
miembros_secretariado_con_misionero_manolo_ogalla A todos los mozalbetes, traviesos, buenos y malos, 
flacuchos y regordetes, nos ponen juguetes
 los tres Reyes Magos.
 Haciendo poropopom el corazón al acostarnos,
 llenitos de ilusión para levantarnos
 y ver todo el salón lleno de regalos. 

Qué razón tenía José Luis Bustelo al resumir con estos versos que el día 6 de Enero  a todos los niños y mayores les llega la ilusión del año en un ratito. Esa es la riqueza que  podemos  destilar  de  la  fiesta  del  día  de  los  Reyes  Magos:  Ilusión,  alegría,  entusiasmo,  admiración…  Pero  si  bien  es  cierto  que  todas  estas  palabras  pueden  expresar  las  emociones  que  en  nuestro  contexto,  nuestra  cultura  y  nuestra  historia  fluyen  de  este  entrañable día, la fiesta de la Epifanía del Señor es mucho más densa y goza de un sentido  más profundo aún si cabe. Podrían gastarse muchas páginas y palabras intentando explicar  la  hondura  teológica  de  este  misterio,  pero  en  esta  carta  que  comparto  con  vosotros  tan  sólo  quiero  hacer  mención  de  dos  detalles  significativos  del  relato  que  nos  deja  el  evangelista Mateo, dos detalles que se pueden resumir en lo que yo llamo una generosidad  que rompe fronteras.
 
El primer gesto que me impacta e incluso me sobrecoge es que esos personajes, a  los que llamamos los Reyes Magos, tienen un sólo objetivo en su visita: Adorar al niño que  ha nacido (Mt 2,2). Pero esa adoración no es un conjunto de palabrería ingenua o gestos  vacíos, al contrario, es una adoración existencial. Adoran dando lo mejor que tienen. Oro,  incienso  y mirra eran los artículos más preciados en la  cultura de aquellos hombres. Los  Reyes  Magos  son  el  mejor  ejemplo  de  donación  absoluta,  de  generosidad rebosante,  de  entrega radical de todo lo que tienen, sin reservas ni vacilaciones, sin cuentas ni estrategias  de  mercado…  Sencillamente  dar  y  dar  sin  medida,  como  aquella  viuda  que  dio  dos  pequeñas monedas como ofrenda (Lc 21,1­4). Lo importante del regalo no es la cantidad, lo  importante de la ofrenda no es lo que pesa, lo esencial es la generosidad plena y total. Los  Reyes Magos dan lo mejor que tienen para adorar al niño. Se vacían de todo para que otro  crezca. Lo dan todo para que otro reciba todo.   
Esa  generosidad  desbordante,  esa  entrega radical,  no  sabe  de  aduanas  o  límites  geográficos, no  sabe de aranceles o  visados. Esa generosidad que  colma lo pequeño no  comprende de distancias que separan, no entiende de vallas con cuchillas ni políticas antiinmigrantes.
La generosidad de aquellos personajes del Evangelio de Mateo no se acaba  en  su  patio  de  vecinos,  no  caduca  al  cruzar  las  fronteras,  no  se  contenta  con  el  metro  cuadrado que los rodea. El texto bíblico nos habla de unos sabios venidos de Oriente (Mt  2,1). Unos personajes que llegan de lejos, de otro país, de otra cultura, de otras costumbres  y  tradiciones.  Este  es  el  segundo  detalle  que  hace  del  misterio  de  la  Epifanía  un  acto  valiente  y  revolucionario  para  nuestro  mundo  y  en  este  tiempo  que  nos  toca  vivir.  La  generosidad de los Magos de Oriente es una generosidad que rompe toda frontera, elimina  todo atisbo de ombliguísmo egocéntrico. No hace distinción de razas ni color de la piel, ni  lengua,  ni  religión…  Es  la  generosidad  que  cruza  a  la  otra  orilla  (Mc  4,35).  Es  una  generosidad para todos, para «traviesos, buenos y malos, flacuchos y regordetes».

Este es el sentido profundo y profético del misterio de la Epifanía, de la fiesta de los  Sabios de Oriente, del día de los Reyes Magos. Ejemplo y testimonio de generosidad que  rompe fronteras. Ejemplo y testimonio para que nosotros lo sigamos y hagamos lo mismo.  Ejemplo y testimonio que sigue vivo en muchos hombres y mujeres que se desgastan por el  otro y lo dan todo, aunque ese otro hable otro idioma, coma otras comidas, baile con otros  ritmos y viva a kilómetros de distancia.

Por eso desde Zhomba Mission, un pequeño poblado al noreste de Zimbabwe, en el  corazón  del  África  Subsahariana,  quiero  dar  las  gracias  a  esas  personas  que  con  su  esfuerzo hacen algo más posible que un día podamos cantar que a todos los mozalbetes  les traen juguetes los tres Reyes Magos. Y es que precisamente estas Navidades más de  50 niños y niñas de nuestra Misión recibieron una sorpresa muy especial venida de lejos, de  otra cultura, de otro país. La pasada Navidad muchos niños Shonas y Tongas recibieron el  oro, incienso y mirra de nuestra actualidad en forma de equipaciones deportivas, camisetas  y chándal donadas por el Club Deportivo Sporting de Puerto Real y su Presidente Salvador  Durán  Pérez.  Un  gesto  tal  vez  sencillo  y  pequeño  colmó  de  alegría  y  agradecimiento  a  muchas familias que luchan día a día por vivir con dignidad y libertad en un país donde los  ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más empobrecidos.

Eduardo Galeano dijo una vez que: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños,  haciendo  cosas  pequeñas,  puede  cambiar  el mundo”. Esa  clase  de  gente  son  los  Reyes  Magos de nuestro aquí y ahora. Gente como Salvador y su equipo directivo del Sporting de  Puerto Real que intenta llevar la ilusión y la alegría a los más pequeños y marginados. Pero  no hay Magos de Oriente sin Pajes Reales. Personas que desde lo escondido hacen posible  que los regalos lleguen a todas las casas. El Paje Real es el oído de la esperanza, quién  recibe y canaliza la generosidad sin fronteras. Zhomba Mission también tuvo su Paje Real.  El  Club  Deportivo  Sporting  de  Puerto  Real  trabajó  gracias  a  la  colaboración  de  nuestro  patrocinador para los gastos de envió TINCASUR SUR. Su presentación en el plano técnico  y  laboral  dice  que  son  un  equipo  de  profesionales  capacitados  para  acometer  grandes  proyectos «llave en mano». Hoy puedo certificar que en el plano humano esta afirmación es  también garante de veracidad. Ellos gozan de la llave en mano de su entrega y constancia,  de su esfuerzo en la lucha cotidiana; la llave del compromiso y de la solidaridad. Entre ellos  dejadme destacar a Manuel Ogalla Castellano, además de por su constante dedicación a  atender  las  necesidades  de  los  más  cercano,  es  capaz  de  cruzar  a  otras  orillas  siendo  ejemplo de humanidad y generosidad sin fronteras.

Sporting  de  Puerto  Real  y  TINCASUR  Sur  han  hecho  posible  estas  pasadas  Navidades  que  el  corazón  de  unos  misioneros  haga  poropopom al acostarse porque  sus  ojos han visto la ilusión dibujada en el rostro de uno niños y niñas tras haber recibido un  regalo inesperado. Un poco de oro, incienso y mirra para un pueblo que cada día se levanta  escribiendo cartas a los Reyes Magos pidiendo justicia, respeto y libertad.

En  nombre  de  los  Misioneros  Claretianos  y  la  gente  sencilla  del  pueblo  Shona  y  Tonga de la Misión de Zhomba (Zimbabwe) os mando un abrazo agradecido y mi oración  constante. 
Manuel Ogalla cmf

Niños_mision_manolo_ogalla_zimbawe_misionero
zimbawe_niños_mision_manolo_ogalla_misionero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.