c/ Hospital de Mujeres, 26 dpdo. 11001-Cádiz
+(34) 956.223.327
misiones@obispadocadizyceuta.es

Jóvenes misioneros respondiendo a ¿Qué quieres de mí?

Espacio misionero diocesano de la Iglesia católica de Cádiz y Ceuta

Jóvenes misioneros respondiendo a ¿Qué quieres de mí?

Tras una semana intensa adentrándonos en la cuaresma, el Secretariado de Misiones quiere compartir la experiencia de Cristina Santana en el ENCUENTO DE JÓVENES de OMP.

“SOMOS MISIONEROS, TENEMOS UNA MISIÓN: NECESITAMOS QUE ENCIENDAS LA LUZ QUE DA EL EVANGELIO”

Con manos alzadas, de pie y con mucha alegría, cantábamos esta canción cerca de 150 jóvenes misioneros de diferentes lugares. Fuimos los elegidos del Señor para participar el fin de semana del 21, 22 y 23 de Marzo en el XI Encuentro de Misioneros Jóvenes organizado por OMP. “La vocación viene de Dios pero nosotros la provocamos”.
Comenzamos nuestro encuentro orando, poniendo en manos de Dios este encuentro que todos los participantes íbamos a vivir en ese fin de semana y dando gracias por sentirnos privilegiados de poder participar del mismo,  haciéndonos reflexionar a cada uno de nosotros: Dios, ¿qué quieres de mí?
 
En un principio, se nos invitaba a “pasar a Macedonia pero ayudando…” y el Director de Misiones de Madrid, José María Calderón nos explicaba como en la vida estamos llamados a la misión ad-gentes desde diferentes lugares, para ello contábamos con los testimonios de tres misioneros: Kenneth, Santiago e Íñigo que nos contaron sus experiencias de vida personal, sus experiencias de Dios, sus momentos fuertes de misión, dejando conmovidos con sus palabras cada uno de los corazones de los presentes. De aquí la importancia de dar testimonio de las experiencias vividas porque son enriquecedoras para los demás y nos hacen crecer y dar una nueva mirada de AMOR, nos animan para discernir sobre el Plan que Dios tiene preparado para cada uno de nosotros, pero eso sí, siempre acompañados de la mano de Dios.
Después de estos testimonios, fuimos todos a la capilla para reflexionar sobre lo escuchado y de qué manera, cuándo, cómo, para qué, dónde… todos nosotros, podíamos Hacer VIDA tantos pensamientos conmovedores que pasaban por nuestra mente.
A continuación, se nos presentó la realidad de la dimensión universal y misionera de la fe en Cristo aplicada a la pastoral juvenil de la Iglesia. Seguido de una comida fraterna y de ahí, inmediatamente “salimos para Macedonia”, descubriendo la llamada de Dios y aceptando el plan que nos tenía preparado: “Aquí estoy Señor…para hacer tu voluntad”.
Divididos por grupos pero de forma personal y en oración, fuimos reflexionando sobre el texto evangélico con el que más nos identificábamos, señalamos el momento religioso más importante en nuestra vida de fe, aquella escena de una película dónde nos gustaría ser protagonista, la foto más evocadora de lo que uno quiere ser en la vida, con quién de estos santos nos identificábamos más y cuál sería el testamento que te gustaría que leyeran de ti cuando estuvieras en el cielo. Después de este tiempo de reflexión, fuimos enviados en pequeños grupos para hacer las puestas en común.
Y no pudo faltar el alimento imprescindible para cuidar nuestro ser y seguir dando vida, la Eucaristía. En ella ofrecimos al Señor nuestros Testamentos, como símbolo del paso de Dios por nuestra vida, para que Él, el día de mañana reconozca como positivo nuestra humilde tarea del Proyecto que ha tenido para cada uno de nosotros.  Terminando después de la cena con una velada misionera.
Y comienza el Domingo, haciendo los Laudes correspondientes, “…seguros de que Dios nos llamaba”. A continuación, celebramos la Eucaristía acompañados del Secretario General de la Conferencia Episcopal. Con la certeza de la llamada… un misionero comboniano, un sacerdote misionero y un matrimonio misionero, nos expusieron sus experiencias misioneras, una vez más nos hicieron crecer en la fe, en la vida espiritual y cristiana, y en el compromiso misionero.
Pero para todo ello, es necesario un equipamiento para la partida, es imprescindible la formación misionera, así el P. Carlos Collantes, misionero javeriano nos hablaba de la Escuela de Formación Misionera, entre tantos cursos de formación misionera que se hacen desde diferentes diócesis, congregaciones, pastoral de la universidad… Por último, previo a la clausura del Encuentro, se presentó al equipo organizador OMP, dándoles las gracias por su trabajo en la preparación del mismo y terminamos con una comida fraterna.
¿Qué opinar acerca del Encuentro? Este encuentro fue un regalo de Dios para todos los que estábamos allí, en él pudimos escuchar y compartir experiencias llenas de AMOR, estoy segura de que a todos nos marcó en nuestro corazón este encuentro porque los momentos, las actividades, las ponencias…fueron inolvidables, entrañables. Somos nosotros los elegidos de Dios, los llamados para evangelizar, para dar luz, para servir a los más necesitados, para acompañar y escuchar a los que necesiten de nosotros. Y si éramos este año cerca de 150 misioneros jóvenes, el año que viene tendremos que ser más y tú, ¿vas a repetir? ¿a quién vas a traerte al encuentro? ¿para cuándo una misión ad gentes? “El que se preocupa de afuera (misión ad gentes) se preocupa de lo de dentro (misión ad intra
¡Suma y sigue!
Cristina Santana Gil

Joven JMV (Juventudes Marianas Vicencianas), joven de MISEVI (Misioneros Seglares Vicencianos) y joven del Secretariado de Misiones de la Diócesis de Cádiz y Ceuta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.