c/ Hospital de Mujeres, 26 dpdo. 11001-Cádiz
+(34) 956.223.327
misiones@obispadocadizyceuta.es

¡¡Gracias!!, a todos los que hicieron grande el día diocesano de misiones «ad gentes».

Espacio misionero diocesano de la Iglesia católica de Cádiz y Ceuta

¡¡Gracias!!, a todos los que hicieron grande el día diocesano de misiones «ad gentes».

El Secretariado diocesano de Misiones expresa su agradecimiento a cuantos participaron el sábado, 22 de febrero, en el XXII ENCUENTRO DIOCESANO de NIÑOS y FESTIVAL de la CANCIÓN MISIONERA, en Vejer de la Frontera.
A los niños, jóvenes y monitores de manera muy especial. Y, también se lo manifestamos al Colegio del Divino Salvador, a la Parroquia del Divino Salvador y al Excmo. Ayuntamiento de Vejer de la Frontera. 
Gracias a la puntualidad, a las 10,30hs. pudimos llegar a la Parroquia a la hora prevista.
Antes de empezar la misa, Juan Piña, Director del Secretariado de Misiones y OMP, acogió y presentó a todos los grupos.
En el altar, presidiendo, se situaron a los santos Patronos de las misiones “ad gentes”, santa Teresita del Niño Jesús y a san Francisco Javier. Aunque en el retablo, de la Parroquia, podía contemplarse, una bella talla de san Francisco Javier.
¡¡Qué homilía tan bonita la del P. Antonio Casado!! 

Los niños fueron sus protagonistas, hasta el punto que entusiasmados desde los bancos levantaban las manos para participar en el cuento, “La sopa de Piedra», que como instrumento utilizó el presbítero para hacerles llegar uno de los mensajes centrales del Evangelio: El amor al prójimo y la construcción de la Iglesia por la fe. 

A un lado y al otro del altar, el grupo musical de la Parroquia del Divino Salvador, “Pange lingua”, de Vejer, y el Coro “Santa Cecilia”, del Conservatorio de Música de Chiclana, creaban con sus voces el ambiente propicio para cada momento de la liturgia.
Este mismo mensaje poco después fue de nuevo eje central de la Catequesis que recibieron los chavales: “Los niños ayudan a los niños”. Se trata  del lema de la Infancia Misionera, que este año de manera sencilla y directa las Obras Misionales Pontificias subrayan con la ayuda de una proyección extraordinaria, “La revolución de Jeferson”. La historia captó de tal manera la atención de los pequeños, que las aulas, repletas con más de trescientos niños y jóvenes, quedaron en absoluto silencio durante sus doce minutos de duración. Tender la mano, ayudar al que lo necesita, lejos de ser un rollo, te hace feliz. Esa es la idea que monitores y catequistas trabajaron con ellos al acabar la proyección, repartidos en diecisiete pequeños grupos entre el patio, las aulas e incluso los pasillos del Colegio Divino Salvador.
La atmósfera de alegría que desde primera hora se respiraba entre nosotros, terminó explotando en forma de canciones en el teatro municipal de Vejer, donde se desarrolló el Festival de la Canción Misionera. Las canciones iban y venían desde el patio de butacas al escenario y del escenario al patio de butacas. Los grupos de los distintos puntos de la Diócesis se apoyaban unos a otros, como si de manera inmediata el mensaje de Jeferson hubiera calado entre todos ellos. Para quienes escribimos estas líneas resulta todavía pronto poner en orden este batiburrillo de sentimientos, entre los que destaca de manera especial el reconocimiento a la extraordinaria labor que catequistas y monitores desarrollan a lo largo de todo el año con estos misioneros de la alegría.
El nivel de los participantes fue extraordinario, poniendo en un serio aprieto al jurado. La frase resulta un tanto manida, pero obedece exactamente a la realidad. La dificultad de destacar a uno sobre otro, se solventó reconociendo lo evidente: todos merecían ser premiados. Vencedores y vencidos no encajaban en absoluto en este guión.

Hoy, cuando todavía resuenan canciones y risas, quienes formamos parte del Secretariado de Misiones os queremos, de nuevo, dar las gracias. Sin vuestra colaboración nada hubiera sido posible. Pero en esta ocasión también queremos expresaros nuestra gratitud sencillamente por hacernos disfrutar. No todo el mundo tiene la suerte de trabajar con gente como vosotros. No todo el mundo tiene la suerte de trabajar para quienes fueron puestos como ejemplo para hablarnos del Reino de Dios.


Infancia Misionera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.