c/ Hospital de Mujeres, 26 dpdo. 11001-Cádiz
+(34) 956.223.327
misiones@obispadocadizyceuta.es

Artículo sobre Japón

Espacio misionero diocesano de la Iglesia católica de Cádiz y Ceuta

Artículo sobre Japón

Os trasladamos un artículo de Javier Ansó, en el que de una manera magistral une al pueblo japonés y al patrón universal de las Misiones, san Francisco Javier.

«JAPÓN
Estos días hemos visto imágenes terribles procedentes del Japón: terremoto, tsunami, y explosiones en centrales nucleares. Sobrecogidos, hemos visto también la serenidad y el orden del pueblo japonés. Su fortaleza ha sido un ejemplo para todos nosotros.

Esa resistencia frente a la adversidad viene de lejos, como verán cuando sigan leyendo.
Francisco de Javier llegó a Japón en 1549. En un ambiente de tolerancia, los cristianos fueron creciendo hasta 1614 en que se desencadenó una terrible persecución, con miles de mártires. Japón se cerró a Occidente. El cristianismo parecía totalmente destruido.
En 1863 se obligó a Japón a abrir sus puertos al comercio con Occidente. Ese año llegaron los primeros misioneros franceses. Poco después, en Oura, junto a Nagasaki, construyeron la primera Iglesia católica del nuevo Japón.
El 17 de marzo de 1865 el padre Petitjean observó que un grupo de campesinos se acercaba a la Iglesia. Lo miraban todo, cuchicheaban entre ellos, y se iban en silencio. Volvieron días después, y hablaron al sacerdote.
Le preguntaron si le había enviado el papa de Roma. La respuesta fue «sí». Le preguntaron si estaba casado. La respuesta fue «no». Le preguntaron si veneraba a la Virgen María. El sacerdote les mostró una imagen de la Virgen y contestó que sí. Ellos le dijeron: «Esa también es nuestra fe».
Conmocionado, el sacerdote escuchó a esas gentes decirle que llevaban dos siglos y medio viviendo secretamente su cristianismo; que se bautizaban de padres a hijos; y que, sin sacerdotes ni sacramentos, vivían su fe en la esperanza que, como les habían dicho los mártires antes de morir, algún día llegarían nuevos misioneros a los que tenían que hacerles las tres preguntas que acababan de hacerle a él. Para ver si eran o no de la religión de sus padres.
Tal ejemplo de fe y de resistencia sobrecogió todo el mundo cristiano.

Que el coraje de aquellos japoneses de entonces siga acompañando a los japoneses de hoy, para hacer frente a sus necesidades. Así sea.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.